Recortes Ocultos

Recortes Ocultos

 

La Comunidad de Madrid retira el certificado de minusvalía a una enferma de esclerosis múltiple.

Hace tres años, Ana, que fue diagnosticada de Esclerosis Múltiple en 2001, obtuvo un reconocimiento de una minusvalía del 33%, debido a las secuelas que había ido dejando en ella su enfermedad. En 2013, inició los trámites para la revisión de dicho reconocimiento, aportando los informes necesarios acerca de su estado de salud en el Centro Base nº 9 de Coslada. Después de ignorar los informes presentados y solicitar unos nuevos, Ana recibe la notificación de que ha sido reevaluado su índice de minusvalía, situando este en un 20% y perdiendo de esta forma su certificado. Ana inicia un procedimiento administrativo de reclamación, presentando una vez más informes médicos en los que se certifica un agravamiento de su enfermedad, y en el que se describen los nuevos síntomas que ha ido sufriendo a consecuencia del desarrollo de su esclerosis múltiple. Desde la Comunidad de Madrid, se resuelve la reclamación argumentando que no se pueden evaluar los nuevos informes presentados, al considerar que que se encuentra sufriendo un brote en ese momento y sugiriendo que presente nuevos informes por agravamiento dentro de dos años. La única alternativa, es el inicio de un procedimiento judicial mediante presentación de demanda en los juzgados de lo social, un proceso que lleva un coste de entre de 1000 y 3000 euros. Para ello, Ana acude a un perito médico que certifica que existe un agravamiento de su enfermedad y que, debido a la presencia de nuevos síntomas, su minusvalía se encontraría entre un 50% y un 54%.

A principios de Abril, la Cadena SER se ponen en contacto con Ana para interesarse por su caso. El día 14 de Abril, emiten la noticia en sus informativos. La Sexta y Cuatro, también dan cobertura a la noticia en sus informativos de la noche. Durante ese día, preguntado por el caso, el Consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid Jesús Fermosel, médico de profesión, declara que la esclerosis múltiple “no es una enfermedad progresiva, porque cursa en brotes”. Desde la Asociación de Esclerosis Múltiple de Madrid (ADEMM), que ha asesorado a Ana durante todo el proceso, expresan su perplejidad ante estas declaraciones.

Según está internacionalmente reconocido, entre otros por el NHS inglés y la Clínica Mayo de EE.UU., por poner dos ejemplos, la Esclerosis Múltiple es una enfermedad progresiva que cursa en brotes. Eso es algo que todo médico, incluido el señor consejero, debe saber. La base de datos de referencia mundial de artículos científicos, MedLine, también insiste en ello, y en el hecho de que no tiene cura. De este modo, es difícil de entender que, después de tres años, la enfermedad de Ana haya remitido como para rebajar su porcentaje de discapacidad. Desde la ADEMM informan que no se trata de un caso aislado, y que se han producido más revisiones a la baja en Madrid, aunque es la primera vez que esta revisión lleva consigo la retirada del certificado.

La pregunta que cabe hacerse es si se trata de un error, de muchos errores o de una línea de actuación por parte de la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid. La reevaluación a la baja de los grados de discapacidad, conlleva que las personas afectadas dejen de poder acogerse a los beneficios reservados para ellas. Desde la posibilidad de optar a una plaza de reserva a la hora de encontrar un trabajo, hasta una rebaja en el IRPF o la exención del impuesto de matriculación, ayudas para la compra de vehículos adaptados o la reserva de una plaza de aparcamiento. Al impedir a los afectados acogerse a estos beneficios, la Comunidad de Madrid estaría recaudando más dinero a costa, una vez más, de los colectivos más desfavorecidos. La cuantía estaría por determinar ya que hasta este momento no ha saltado a la luz pública de cuántos casos estamos hablando en la Comunidad de Madrid o incluso a nivel nacional. Desde determinadas instancias, siempre off the record, consultadas se apunta en esa dirección, aunque se trata de opiniones personales de varias profesionales que trabajan en asuntos sociales.

En las declaraciones que el Consejero Jesús Fermosel hizo a la cadena SER, y que pueden ser consultadas, se compromete a ocuparse personalmente del caso de Ana. Mientras el señor Fermosel, médico de profesión, decide si dedicarle unos minutos de su tiempo al asunto o no, Ana continúa inyectándose a diario una medicación que le  produce fuertes dolores y el llamado ‘síndrome del 061’ porque las personas que lo sufren llaman a emergencias pensando que les está dando un infarto. Mientras al señor Fermosel, Consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, no le duelen prendas en salir en los medios mintiendo a sabiendas, Ana tiene que afrontar una enfermedad que le produce una fatiga crónica que le obliga a delegar el cuidado de su hijo de 5 años. Mientras el señor Fermosel, especialista en Pediatría y Puericultura, acepta que un paciente que sufre una enfermedad degenerativa e incurable puede mejorar, Ana se ve obligada a aceptar que, a sus 34 años, hay ocasiones en que no controla sus esfínteres. Mientras el señor Fermosel, que fue subdirector médico del hospital Gregorio Marañón, falta al respeto a las personas que sufren una de las enfermedades más graves en población joven a nivel mundial, Ana sigue acostumbrándose a no tener sensibilidad en diferentes partes de su cuerpo. Si no les parece grave, traten de subir una escalera con una pierna dormida, a conducir sin sentir los pies, o a escribir a máquina sin tener sensibilidad en los dedos. Mientras el señor Fermosel, al que los madrileños le pagamos 3503,46 euros catorce veces al año, prefiere ignorar la realidad de los enfermos de Esclerosis Múltiple, Ana depende de la buena voluntad de su empresa para mantener su puesto de trabajo. Mientras el señor Fermosel, Consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, médico especialista en Pediatría y Puericultura, subdirector médico del Hospital Gregorio Marañón le retira un certificado de minusvalía que ya le habían concedido, Ana enfrenta esta lucha como enfrenta la enfermedad, con una fortaleza inquebrantable en su determinación de defender sus derechos y de las otros enfermos de esclerosis múltiple que se encuentran en una situación parecida, dando una lección de dignidad que seguramente no esté al alcance del señor Jesús Fermosel, médico especialista en Pediatría y Puericultura. Subdirector médico del Hospital Gregorio Marañón. Consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Anuncios